Paisajes internos (novela)

Nicolás Manservigi
1 min readJul 27, 2021

Fragmento:

“…Allí, a mis diecisiete años comprendí que la vida se hace de a pedazos. Algunos se pierden y otros se conservan, se quiebran y fragmentan. Yo tenía dentro de mí una amalgama de sensaciones. Yo experimentaba el amor y el odio al unísono. No había casi matices, ni al menos perceptibles. Tardé muchos meses en madurar y en saber distinguir. Yo amaba, a pesar de todo, mi vida y todo lo que la sostenía.

La muerte de papá fue como un hacha que quebró el agua congelada. Fue dura, tajante, ruidosa. Y de pronto la vida misma se cristalizó y bifurcó hacia varios sentidos, pero en ese entonces me costaba demasiado no ver otra cosa que el fin mismo. En ese fin, un agujero terriblemente desolador, entraban muchas otras cosas. En ese agujero descansaban mis traumas, mis miedos, esperanzas y desvelos. Pero había algo que me pesaba quizá más que el resto: la soledad. Y yo la sentía en mi vida de a toneladas. Benedetti decía que “luego de un gran amor, viene la soledad”. Y eso se acrecentaba desde el día en que enterré a papá. No había peor dolor que ese para mí, ni semejante injusticia”.

Autor: Nicolás Manservigi

--

--